• Miguel Ledhesma

Cuidado con estos cursos de tarot

La oferta de cursos virtuales de tarot y oráculos ha aumentado considerablemente a partir de la pandemia por lo cual es cada vez más difícil saber quiénes imparten el curso y de qué forma: Realmente saben dar un curso? Cualquiera que sepa sobre el tema sabe preparar una clase? Saben realmente sobre el tema? Tienen la responsabilidad suficiente como para encarar este tipo de proyectos?


Lo primero que debes saber es que muchos pueden saber sobre tarot pero que no todos son docentes. Entonces lo que una gran mayoría hace es copiar tal cual las clases que recibieron de sus profesores. Entonces nos encontramos no solo frente a ignorantes de la metodología sino que son robots que repiten. No hay originalidad ni espontaneidad y cuando surge una pregunta que no tenían pensado se les desestabiliza la mentira.


Si vas a inscribir te en un curso de tarot presta atención también a los siguientes aspectos antes de inscribirte:


Precio: Te cobran el total en un solo pago por el curso? Eso habla de la poca confianza que el “docente” tiene para mantenerte cautivo clase. Un buen curso es el que te deja siempre con ganas de más. Aquellos que saben que los alumnos no te cobran en cuotas o clase a clase. No solo no les importa que el alumno aprenda sino que tampoco les importa robarle a la gente.


Modalidad: Tu pagas por tu curso por lo que no importa si estás o no estás presente, pregunta si te enviarán la clase grabada luego. Tampoco deben obligarte a activar tu cámara porque tu privacidad en tu hogar es tuya. El docente no debe depender de que estés ahí, de que hables o de que enciendas tu cámara para que pueda hacer su trabajo.


Metodología: Se trata de un curso o de un taller? Si te prometieron el segundo debe haber más actividades para que el estudiante aprenda haciendo. Sin embargo, ninguna propuesta educativa sobre tarot puede reducirse a que el “profesor” se siente frente a la cámara y vaya sacando las cartas una a una mientras repite el significado del manual que viene con el mazo. Pregunta si se presentarán diapositivas y se habrá actividades para los estudiantes más allá de las posibles tiradas que se puedan hacer.


Plataforma: Si la propuesta es online el "profesor" debe saber manejar la tecnología que usará y hacerse responsable. Esto no puede ni debe perjudicar el proceso de aprendizaje.


Cantidad de inscriptos: En el curso estás solo tú o son dos alumnos? Significa que el “capacitador” no sabe manejar un grupo más grande o que es malo y se sabe. En cualquiera de los dos casos no es bueno para ti. Pregunta antes cuántos estudiantes serán y no creas en esto de “clases personalizadas” a menos que sea algo que tú hayas solicitado claro.


Hace poco me sucedió todo esto con la estafadora de Lorena Rochetti quien ofrecía en Instagram lo.Rochetti un curso de tarot de ángeles: envió el enlace de Zoom luego del horario de inicio de la clase (empezamos tarde); solo leyó el significado de cada carta tal el cual el manual, todo sentada en su cama y sin ningún tipo de presentación; pero lo peor de todo es que le reclamé por su informalidad lo que llevó a que no quiera devolverme el dinero y tampoco a finalizar con las dos clases que faltaban. Así que tengan cuidado con esta estafadora y con cualquier otro que sientan que no cumple con cualquiera de estos aspectos.



295 vistas0 comentarios