• Miguel Ledhesma

Los fracasos de Miguel Ledhesma durante 2019

Confieso que iba a publicar un listado con mis 11 logros profesionales de 2019, pero advertí que hablar de fracasos permite mostrar una faceta distinta y transmitir otro tipo de mensaje (Además los logros están ya todos en Google). Como maestro, todo el tiempo digo "equivocarse es la mejor forma de aprender", y aunque siempre lo aplico a mí vida, nunca lo había compartido de forma masiva y con detalles. Además, con el estilo de vida fugaz y automático que llevamos, en el que todo debe darse ya, es muy importante cultivar la paciencia y comprender que hay cosas que quizás se logren en otro momento o quizás nunca. Por esto mismo, no es correcto hablar de fracasos sino que de aprendizajes, pero periodísticamente es más vendedor el "fracaso":


1- Un curso que no salió tal cual lo había planificado: en abril iniciamos con la Certificacion Internacional en Marketing Digital y Emprendedorismo, un sábado al mes. Este curso consistiría en aprender sobre marketing desde lo emotivo y la introspección con un 50% de aprendizaje de herramientas online. Este segunda parte del curso fue poco a poco quedando en el camino. No supe si fue porque nos sentimos motivados mucho más por la parte sensible que por la técnica o si fue porque los dispositivos con los que contaban los estudiantes no eran siempre los idóneos, o si fue la mezcla de ambas razones. La cuestión es que el curso terminó profundizando más una parte y olvidando otra. De todas maneras, les aclaré a los alumnos que pueden seguir trabajando en la parte digital y cuentan con mi apoyo para ello.


2-Un programa de radio que terminó antes de tiempo: en mayo iniciamos un programa de radio llamado Turismo en Vivo. El programa iba los sábados al mediodía y tenía una dinámica muy interesante porque informábamos sobre la actualidad del turismo y entrevistábamos a personalidades de todo el mundo a quienes le preguntábamos siempre "Cuál fue el peor viaje de tu vida". Las anécdotas que nos han contado han sido tan peculiares como maravillosas. Y la pasábamos muy bien, pero los viajes nos fueron imposibilitando cada vez más poder estar presentes para hacer el programa. Lo que era un gran potencial para el programa, porque podíamos hablar de Aruba o de Mendoza estando allí, se convirtió en una razón de peso para decir adiós en septiembre.


3-Un podcast que nunca fue rentable: con el Foro de Periodismo Turístico hicimos 30 episodios de ¿Qué es en realidad el turismo? Uno de mis hijos más queridos, un podcast que nos permite analizar el turismo desde diferentes aristas. Y digo "permite" en presente porque hay de ¿Qué es en realidad el turismo? para rato. Sin embargo, no hubo el tiempo, no hubo las ganas, no se dio la posibilidad de buscar auspiciantes. Confieso que en lo personal me motiva mucho el tema periodístico, pero dedicarme a la parte comercial me aburre. Queda pendiente ver si para 2020 logramos reforzar esa parte del emprendimiento.


4-Una entrevista que nunca pudo ser publicada: tuvimos el honor de poder celebrar Día de Muertos en la Huasteca Potosina, México. Nos pintaron la cara, nos vestimos de negro, disfrutamos comida tradicional, hubo música en vivo, desfile de catrinas, visita al cementerio, un evento completo e inolvidable. Por supuesto estábamos disfrutando, pero también trabajando. Hice una entrevista. Entrevisté a alguien que nadie había entrevistado. Estaba contento porque iba a ser un artículo original. Tengo la costumbre de hacer varias copias del material periodístico para que no haya sorpresas, pero no sé qué pasó con este audio que lo perdí. Y lo que había sucedido en ese momento ya no se repetirá.


5-El destino sobre el que nunca escribí: como presidente fundador de la Organización Mundial de Periodismo Turístico me toca dividirme en muchas partes cuando organizamos nuestros eventos y luego participamos de recorridos por el destino. Siempre me toca decir algunas palabras en público, saludar y agradecer cara a cara a las autoridades, sentarme a comer en la mesa de los anfitriones y mantener una conversación con ellos, atender a periodistas del lugar que desean entrevistarme, asistir a las dudas que los compañeros tienen sobre el cronograma y las distintas actividades, subir fotos a mis redes sociales, responder emails, etc. etc. y además recabar información para poder luego publicar un artículo. En nuestra visita a São Sebastião, Brasil, durante marzo de este año, olvidé lo de recabar información para publicar un artículo. Lo bueno es que la vida me da revancha y el próximo congreso de periodismo turístico será en esta ciudad.




Foto de Maricha Martínez Sosa

170 vistas1 comentario
Miguel Ledhesma
Periodismo turístico
Premio Pasaporte Abierto
#PeriodismoTurístico
Guía turístico
rumbo turístico