top of page
  • Miguel Ledhesma

¿Qué es el Síndrome de Antífolo o síndrome del falso líder?

En "La Comedia de los Errores" de Shakespeare, se desencadena la confusión cuando Antífolo de Siracusa llega a la ciudad de Éfeso en busca de su gemelo perdido, Antífolo de Éfeso. Debido a su sorprendente parecido, los habitantes de Éfeso lo confunden con el Antífolo local y lo llevan a creer que él es el líder de la ciudad. Esto da lugar a una serie de equívocos y situaciones cómicas, ya que Antífolo de Siracusa se ve atrapado en una identidad que no es la suya y enfrenta las consecuencias cómicas de ser confundido con el líder de la ciudad.


¿Qué es entonces el síndrome de Antífolo? Hace referencia a aquellas personas que se inventan una realidad para aparentar ser líderes frente a los demás. Crean grupos de WhatsApp, páginas en Facebook u organizaciones ficticias y se autodenominan directores, presidentes, gerentes (y todos los sinónimos que se les ocurran) de grupos de personas que en realidad no existen o no lideran.


El mundo virtual y la accesibilidad de las redes sociales ha permitido en los últimos años que la gente se autodenomine a su gusto, se cree realidades que no existen y traten de engañar a los demás gratuitamente. También se encuentra el caso de quien fue líder alguna vez, pero su propio liderazgo llevó a que la organización termine muriendo, y sin embargo se sigue presentando como autoridad de ese organismo.


¿Qué puede llevar a que una persona finja ser el líder que no es? Hay varias razones por las cuales una persona podría optar por fingir ser un líder o asumir una posición de liderazgo que no le corresponde. Algunas de estas razones incluyen:


1. Poder y control: Alguien podría fingir ser líder para intentar obtener poder y control sobre un grupo de personas. Esto podría ser impulsado por el deseo de influir en decisiones, obtener beneficios personales o simplemente disfrutar de la sensación de autoridad.


2. Prestigio y reconocimiento: Algunas personas pueden fingir ser líderes para ganar prestigio y reconocimiento de otros. Ser visto como líder puede otorgar estatus social y respeto, lo que podría ser un incentivo para asumir esa posición.


3. Manipulación: En situaciones más problemáticas, alguien podría pretender ser líder con el fin de manipular o engañar a otros para que sigan sus órdenes o cumplan sus deseos. Esto puede involucrar engañar a personas vulnerables o influenciables.


4. Falta de confianza en los líderes actuales: En ocasiones, las personas pueden sentir que los líderes actuales no son adecuados o no están tomando decisiones acertadas. En respuesta, podrían intentar asumir el liderazgo ellos mismos, ya sea por descontento o por creer que pueden hacerlo mejor.


5. Autoafirmación y autoengaño: Algunas personas pueden fingir ser líderes debido a la necesidad de autoafirmación o autoengaño. Pueden tener una percepción inflada de sí mismas y creer que son líderes naturales, incluso si no tienen la experiencia o las habilidades necesarias.


Sin embargo, es importante considerar, que sea la razón que sea por la cual la persona pretenda fingir ser líder, aún en este mundo digital, los hechos le siguen ganando a las palabras y no hay teatro que dure mil años, sobre todo porque el liderazgo se basa en la confianza y la autenticidad.


¿Cuántos falsos líderes con el Síndrome de Antífolo conoces? ¿Cuáles son sus estrategias para engañar a la gente? ¿Se da más entre hombres o entre mujeres? ¿Cuántos falsos líderes hay en el mundo de la política? ¿Qué sucede en otras áreas? Comenta debajo.


Miguel Ledhesma




295 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page