• Miguel Ledhesma

Constelaciones Familiares: todo lo que Siempre quisiste saber Explicado de forma Sencilla

Las constelaciones del espíritu, más conocidas como familiares y organizacionales, son una técnica popularizada por el filósofo contemporáneo alemán Bert Hellinger, que consiste en descubrir los nudos de un sistema social para trascenderlos. En todo sistema humano existe un orden natural que usualmente es alterado:


Jerarquía: se debe respetar el lugar de quienes llegaron antes, ya sea que se trate de un familiar o de un empleado. Por ejemplo, los hermanos menores no deben hacer nunca de hermanos mayores.


Equilibrio: debe existir un equilibrio entre el dar y el recibir. Hay gente que pide, pero no da; hay gente que pide más de lo que da; hay gente que da, pero no sabe recibir; hay gente que da menos de lo que recibe... Este equilibrio solamente se debe ver alterado con nuestros padres a quienes no podemos, ni debemos, devolverles algo tan grande como la vida que nos dieron. Lo único que podemos hacer es honrarlos siendo felices y/o teniendo nuestros hijos, pero JAMÁS haciendo de padres de nuestros padres.


Pertenencia: aunque se nos intente excluir o intentemos excluirnos, siempre seremos parte del sistema en el que nacimos. Reconocer, aceptar y honrar este destino en nuestro corazón es el mejor acto de amor que podemos hacer por nosotros mismos. Esto no significa tampoco que debamos aceptar o lidiar con nuestra familia cueste lo que cueste. Poner límites es también un gran acto de amor.


Cuando alguien "falta" en el sistema físicamente, porque ha fallecido, o emocionalmente, porque se lo ha excluido, empiezan a generarse las lealtades con las generaciones venideras que buscarán inconscientemente ocupar ese lugar que ha quedado "vacío", comenzando de esta forma a repetir patrones o a hacer suyo destinos que no les corresponden. Y bien escribo "falta" y "vacío" entre comillas porque en realidad todos siempre somos parte del sistema.


Existen múltiples razones para que alguien sea rechazado en un grupo familiar o laboral, sin embargo, las relacionadas con dinero (herencias, robos, estafas...), sexo (homosexualidad, prostitución, abusos...) y muerte (suicidios, asesinatos, abortos...) son las más comunes ¿Cuál es el primer vínculo que debemos tratar de trabajar? El que tenemos con nuestra madre en nuestro corazón ¿Qué siento cuándo pienso en ella? Siempre habrá un nudo que trascender en este caso y que nos permitirá entender que nadie nunca queda afuera, repito: todos siempre somos parte del sistema. Si no lo elaboramos, esto se manifestará en nuestra salud y en nuestra forma de vincularnos con el mundo en general.


En el proceso de constelación, el facilitador procurará dejar su ego de lado para que el campo manifieste el desorden, las lealtades y los nudos que deba manifestar. El movimiento del espíritu develará, seguramente, situaciones que en lo social se perciben de rencor y que impiden que el sistema fluya naturalmente. Y aquí se vuelven muy importantes dos conceptos:


El perdón: el que perdona siempre es el ego. El que pide perdón o espera un perdón es el ego. Y perdonar solo nos habla de rencor. En cambio, si en mi corazón no hay rencor tampoco hay necesidad de perdonar o de que me pidan perdón. El perdón solo alimenta un círculo vicioso de exclusión y manipulación.


La culpa: la culpa que se manifiesta luego de haber faltado moralmente y que tan mala fama tiene en la actualidad, puede ser sanadora porque evitará que uno reincida. Aceptar lo hecho y vivir la culpa para aprender, pero jamás para convertirnos en víctimas.


Esta técnica, que cada vez se pone más de moda, nos permitirá hacer consciente eso que es invisible, pero que obstaculiza; y nos permitirá, como dice Hellinger "ir hacia más" para conectarnos con la vida, el amor, la felicidad, la luz, la liberación y el agradecimiento.



460 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo